Cultura Pro Monumento

El monumento de día

¡Cuántas veces supera la realidad la más atrevida imaginación de un fabulador! ¡Cuántas veces tropezamos con algo que no tiene explicación verosímil! Está allí aparentemente falto de sentido llamando nuestra atención. ¿Quién se habría inventado un pueblo serrano de apenas 200 moradores con un edificio enorme, tipo catedral neoclásica coronado por una cúpula del más puro renacimiento italiano? Pues nadie, lo encontramos en Castaño del Robledo y se trata de la Iglesia Nueva, sin terminar, llamada “La Iglesia Inacabada” o “El Monumento”.
En Noviembre de 1.783 se pidió al Procurador de Fábricas del Arzobispado la ampliación del templo parroquial de Santiago el Mayor, ya que la población había crecido de forma desmesurada alcanzando unos 900 almas. con este motivo viaja a Castaño J. Álvarez, Maestro Mayor de obras del Arzobispado, que informa en Mayo de 1.784 de la posibilidad de ampliar el edificio invirtiendo su orientación, pero finalmente rebate su propuesta y aconseja hacer uno nuevo. Las obras empiezan en el verano de 1788 siguiendo los planos de Antonio de Figueroa. Sin embargo Alonso Sánchez cambia el trazado de la iglesia haciéndola más grande que lo inicialmente acordado. En el 1793 empiezan a escasear los materiales y finalmente el 4 de mayo de 1794 se para la obra. La causa es falta de recursos económicos. La Capilla Real de Granada y el Arzobispado de Sevilla se niegan a contribuir más dada la suntuosidad del edificio. Al no haber sido terminado, el edificio se usó a partir de mediados del siglo XIX como cementerio. Se construyeron nichos en las capillas laterales para enterrar a los muertos como se hizo también en el suelo. Está función se mantuvo hasta los años cincuenta del siglo XX cuando se trasladaron los restos al nuevo cementerio en las afueras del pueblo. Finalmente La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía restauró el edificio en 1992 - 1994 teniendo en cuenta que todo Castaño del Robledo es desde 1982 Conjunto Histórico-Artístico. Bajo las órdenes de la arquitecta Alicia Navascués se terminaron las bóvedas y la cúpula central. El día 3 de julio de 1997 se firma en Huelva un Convenio de Colaboración y Cesión de Uso entre el Ayuntamiento de Castaño del Robledo y el Obispado de Huelva.
Con vista a las XXV Jornadas del Patrimonio de la Comarca de la Sierra que se celebraron  en Castaño del 25 al 28 de Marzo del 2010 el edificio se ha impermeabilizado y acondicionado.  En obras posteriores se puso un suelo nuevo y una nueva iluminación. En la actualidad se usa para dos o tres actos culturales al año, la celebración de la feria “Castañart” y lagunas comidas de las hermandades del pueblo.
Sin embargo serviría de magnífico centro cultural comarcal, pero parece que falta la voluntad política. El escaso interés de los ayuntamientos de emprender proyectos comarcales, la visión localista de los políticos, además de la falta de una implicación de entidades financieras y empresas como patrocinadores condena al Monumento a ser la Bella Durmiente durante un tiempo sin definir.
En la Sierra falta un centro cultural que se dedica a todos los aspectos de la creación artística. Sobre todo se echa de menos un sitio que no solamente sirva de escaparate del arte contemporáneo sino que también se convierta en un recinto de encuentro entre creadores y el público. ¡Y qué lugar más idóneo para cumplir con esta función qué el monumento! Está situado en el corazón de nuestra Sierra y su arquitectura compartimentada permite multitud de usos diferentes. La Asociación “Cultura Pro Monumento” se ha puesta como meta posibilitar la gestión cultural del Monumento como centro serrano del arte en su sentido más amplio. El camino es largo pero los primeros pasos ya se han dado.

Más información sobre la Iglesia Inacabada o "El Monumento" y el pueblo se encuentra en la página de Castaño del Robledo.

 

 

 

 

 

 

 

 

El Monumento de noche